Archivo de Autor

La estupided humana no tiene límites.

Posted in Actualidad, Casos Veridicos, Estupidez Humana, Leer Para Creer with tags , , , , , on 9 agosto, 2011 by E.t.F.

Los límites de la estupidez humana son como el universo son infinitos o por lo menos eso es lo que dicen algunos entendidos.

Lo del universo lo dudo, lo de la estupidez humana es seguro.

Un buen día de agosto de 2011, un grupo de Barranquistas que disfrutaban de un estupendo día “relax”, en el precioso entorno del Barranco de las Buitreras en Gaucin, por cierto está protegido por la ley bajo multas de las gordas por ser hábitat del Buitre Leonado.
Bajando uno de los tramos, se encuentran un espectáculo desolador, un buitre muerto y otro a punto de ahogarse en el agua.
El buitre muerto poco arreglo tenía el pobre, pero al del agua lo sacaron procurando que su pico y garras no les hicieran daño, una vez fuera del agua, se dieron cuenta del lamentable estado en el que se encontraba.
Todo apunta que han comido algún cebo envenenado de los que suelen dejar los estúpidos humanos, dado que ya es raro ver un buitre muerto en un cañón de 60 metros de profundidad, como para ver a dos.
Puestos al habla con el 112 ( nuestro teléfono de cualquier tipo de emergencias) les comentan que les pasan la nota al SEPRONA y se van pasando el marrón unos a otros diciendo que no tienen medios técnicos para el rescate.
Todo esto un jueves, ante la imposibilidad de sacar al animal por su tamaño y ganas de picotear y desgarrar…y dado que la badina última tiene unos 250 metros de largo ( a nadar toca) deciden volver con más medios técnicos el día siguiente ( lease un saco y un colchón de playa de los 20duros (chino actual).
El viernes imposible ir por culpa del trabajo, el sábado allí se planta otro grupo organizado por el grupo del jueves, encontrándose al buitre aún vivo aunque en muy mal estado y con los medios técnicos que la “Administración” dice no poseer ( léase el susodicho colchón de playa, el saco y un poco de cinta americana de la de toda la vida) sacan al buitre de su trampa mortal.
Resulta que el departamento que se iba a hacer cargo del buitre (Barranquito le llamaremos a partir de ahora) el C.R.E.A centro de recuperación de especies amenazadas, solo trabajan hasta las 14 horas del sábado. Toma ya emergencia buitrera. Tócate las narices.
Una aproximación a la estación de Gaucin hasta los coches, y una vez en el pueblo de Gaucin se deja al pobre animal en las dependencias del la Policía Local.
Esperemos que ellos lo cuiden hasta el lunes. Dios quiera que sobreviva a la estupidez humana.Mi enhorabuena a este grupo de Barranquistas con mayúscula por haber rescatado con vida a un buitre que si es por la respuesta de “la administración” estaría muerto mientras escribo estas lineas. FELICIDADES.

De lo que aconteció aquella tarde en urgencias.

Posted in Sin categoría on 15 abril, 2010 by E.t.F.

Recuerdo una anécdota que me contaron en el clínico mis amigos de electromedicina:
Una pareja que llega a urgencias, El con la picha destrozada a bocados, ella con quemaduras de segundo grado en la nuca y parte superior del cuello, así como multitud de hematomas y chichones en la cabeza.

Después de atenderlos, la explicación que dieron a los de urgencias fue la siguiente:

Habla el hombre primero “cuando llegué de trabajar, vi que mi mujercita guapa no había llegado aun. Como tenía hambre y estaba sudando, me duché de rapidez y en pelotilla picá me fuí a la cocina a hacerme una tortilla de patatas que por cierto me salen buenísimas. Como ya conozco el tema del aceite y temiendo un percance hacia mi hermanito chico ( lease el cipo..te) me puse un delantal de esos que tienen una cremallera delante.

Cuando estoy a punto de darle la vuelta a la tortilla llega mi mujer sin darme cuenta y atacando por detrás, me agarra lo que viene siendo mi hermanito chico. Con el ji ji ja ja se arrodilla por delante y abriendo la cremallera ……… uuuuiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

Entre temblores cojo la sarten y procedo a darle la vuelta a la tortilla mientras mi mujercita seguía liada con “Ilustrisimo Don Esteban” en el preciso momento que plaffff la tortilla de patatas da la vuelta en el aire y en lugar de recogerla con la sarten, va a parar al cuello de mi mujer la cual al sentir el ardiente calor de la tortilla a medio cocinar en el cogote, le entran espasmos en la boca y ya os podéis imaginar…. la picha machacada a mordiscos a a la vez que yo le daba sartenazos repetidos en la cabeza gritándole al unisono SUELTAAA     SUELTAAAA.


Usted… ¿a que pizoss va? voy al cexto!!

Posted in Casos Veridicos, Escatologia on 13 abril, 2010 by E.t.F.

Como técnico de fotocopiadoras que soy, de lo cual estoy muy orgullos, recuerdo aquella vez en una de mis andanzas por todo lo largo y ancho de este mundo ( como decía el capitán Tan, de los chiripitiflauticos), el típico apretón de primera hora de la tarde, en el coche del trabajo, un sudor frío recorre mi espalda, mi pensamiento prioritario “¿donde puedo cagar lo mas cerca de mi situación actual y que tenga un mínimo de dignidad?”. Dignidad ante todo.

A mi mente llegaron otras tantas situaciones similares de las que había salido airoso, pero esta estaba a punto de superar mi capacidad de pensar con rapidez.

Que hago, que me cagoooo.

Mi primer impulso fue darme la vuelta hasta mi casa (ya se sabe, como en casa en ninguna parte; me refiero a lo de cagar), llego al barrio y como siempre que llevo prisa no puedo aparcar cerca, otro problema a superar por mi ingenio.

Después de varias vueltas ya he aparcado, no me atrevo ni a moverme, otro movimiento peristaltico y me lo hago encima.

Situacion de la que me gustaría no tener que pasar de nuevo. Un autentico marrón.

Unos segundos que parecen horas y puedo abrir la puerta del coche. A trancas y barrancas salgo del coche con el firme deseo de no irme por las patas abajo ( como vulgarmente se llama en mi ciudad a cagarse vivo).
Me dirijo a mi portal con las nalgas apretadas y otro problema, no llevo las llaves del portal. Hace unos días la cerradura se rompió y aun no tengo copia de la nueva.

Cada vez mas angustiado llamo al porterillo de una vecina que se apiada de mi y me abre. El ascensor según la ley de Murphy de la cual ya se ha hablado en este blog, está en un piso superior ( mi bloque tiene mas de diez plantas).

Mientras llega el ascensor, otro movimiento peristaltico y el mojoncillo curioso aparece.
No llego, no llego no llego. Mi cabeza a mil, que hago, cojo una propaganda del carrefur y lo que dios quiera o ….

Llega el ascensor y directo a mi casa “por Dios que no suba nadie conmigo pensé”.

Cuando por fin tras unos angustiosisimos segundos, abro la puerta de ascensor y cuando voy por el “cexto pizos”  plaffffff ese pantalón bermudas corto marrón fue testigo mudo de lo que allí aconteció.

Joderrrrrrr, esto si que era un marronazo de cuidado, hasta una pequeña mosca que pululaba por el ascensor salió vomitando; puajjjjjjj que asco hasta a mi me estaban dando arcadas.

Salgo del ascensor con la “morterá” en mis calzoncillos, evitando que aquello no rebase los filillos de lo que hasta hace unos instantes era una bonita prenda interior del mercadillo de los sábados; Imaginaros la pose molona, piernas en semiflexion, paso de pingüino reumático, llaves en la mano….

De repente la vecina de la puerta 4, “Oyeee, ¿tu mujer está malaaa? que hace mucho tiempo que no la veo?” Lo que me faltaba…

Por fin abro la puerta, me dirijo al cuarto de baño y con cuidado extremo me bajo lo que eran mis bermudas favoritas como si fuera el papel de una magdalena.

Del calzoncillo ni hablaré, ese fue directo a la bolsa del Mercadona que siempre aprovechamos para tirar la basura, un buen nudo y la meto dentro de otra bolsa. La guerra NBQ pagaría millones por aquello.

Nada que un bidé con agua caliente no pudiera solucionar.

Uno de los peores días de mi vida.

O como cagar por un €uroEspero haberos entretenido un ratito con este relato. ¿Realidad o Ficción?

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.